Archivos por Etiqueta: siles

la bufanda roja

DF-ST-91-03542

Walter Momper, el alcalde de la bufanda roja, en Berlín al día siguiente de que cayera el Muro.

Nunca nadie había desafinado tanto como Helmut Kohl cantando el himno alemán aquella tarde/noche en Berlín, 24 horas después de que cayera el Muro. Los gorgoritos de Kohl se mezclaban con los pitos de los berlineses. Minuto 1:04 de este vídeo. el canciller germano-occidental no era popular en la ciudad dividida. Y menos ese día, enque parecía que estaba allí para hacerse la foto, para apuntarse el tanto. Especialmente sensibles con lo que estaba pasando, y sensibles con las declaraciones de los políticos occidentales, que no querían reclamar el fin de la división entre el Este y el Oeste, el pueblo de Berlín abucheó sin complejos a su canciller en vez de cantar el himno alemán. Sigue leyendo

Anuncios

josé-maría

José-María defies common stereotypes. Although he was born in Almería, in the heart of Andalusia, those who know him are quick to point out that his excessive perfectionism in work seems “more Swiss than Spanish”. Some would argue that José-María’s “Teutonic” work ethic has something to do with the fact that he has not only married a German, but has also spent long periods of time in that country as a foreign correspondent for the Spanish National Television (TVE). He not only covered the fall of the Berlin Wall in 1989, but became Bureau Chief in Berlin towards the end of the 1990s, covering the ups and downs of the reunification. However, the fact that José-María has spent most of his life darting across the globe as a journalist for TVE suggests that being a workaholic may be innate. Spending time as a foreign correspondent in Rabat, Sarajevo (during the siege), Madrid, Port-Au-Prince, Kinshasa, New York, Washington and finally Brussels, José María may have had to acclimatize to local cultures. But that has never meant adapting to local working hours, much to the annoyance of his family and friends.

magritte y perejil

funsMagritte tendría hoy más éxito del que tuvo cuando se dedicaba a pintar cosas extrañas, tan extrañas que para sobrevivir todo que hacer (como tantos otros) obra menor para carteles comerciales. Bruselas tiene por fin su Museo Magritte, el ‘raro’, el solitario, el enamorado de lo insólito, el que fue capaz de pasar hasta sus más ocultos pensamientos a un lienzo. Sigue leyendo

the boxer: a love story

[blip.tv ?posts_id=1916472&dest=-1]Medhid era boxeador cuando conoció a Marian, ahora su sweety pie. Los he conocido en la sala de espera de una modesta terminal marítima, con muchos siglos de historia, en la hermosa isla de Büyükada. Cuando los ví, acaramelados, creí que eran egipcios de otra época, salidos de la ópera de Verdi. ¿Estaban rodando una película por aquellos remotos parajes? No: resultaron ser eran personajes de carne y hueso, humanos hasta la médula; tímida ella, parlanchín él… tiernos, cariñosos. Mehdid se está reinventando por el amor de una mujer, que lo ha dejado ko por primera vez en su vida. Ahora tiene que cuidar su cuerpo y sus dientes para no perder a Marian. La fuerza de la historia está en el personaje, en la cercanía. Midhid habla y te parece salido de otro planeta, pero no te cansas de escucharlo. [más]

el próximo presidente de méxico, dicen

[blip.tv ?posts_id=1900883&dest=-1]Hemos estado hablando del agua con Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México y el  político del PRI mejor colocado en la carrera hacia la presidencia de la República, hacia Los Pinos. El Partido Revolucionario Institucional fue desalojado del poder en el año 2000, después de haber estado dirigiendo los destinos de México desde 1929. El gobernador Peña Nieto, parecen pensar los suyos,  sería el mejor candidato para arrebatarle la presidencia al PAN, el Partido de Acción Nacional del presidente Felipe Calderón. Me he estado estado dando un baño de política mexicana… y me parece complicadilla. Sigue leyendo

los vídeos del muro

the opening of the berlin wall, brandenburger tor

Runtime: 09:36 Languages: EN Description: The Berlin Wall (German: Berliner Mauer) was a physical barrier completely encircling West Berlin, separating it from the German Democratic Republic (GDR) (East Germany), including East Berlin. The longer inner German border demarcated the border between East and We… diario de un muro

11 this week
62 this month
894 hits
play

die berliner mauer, the berlin wall, el muro de berlin

Runtime: 7:10 Description: Historia del muro de berlín, cronología en imágenes. El Muro de Berlín (en alemán Berliner Mauer), denominado “Muro de Protección Antifascista” (Antifaschistischer Schutzwall) por la comunista Alemania Oriental (la autoproclamada RDA) y a veces apodado “Mur… diario de un muro

11 this week
149 this month
737 hits
play

tve, siles, muro de berlín, bernauerstrasse

Author: josé-maría siles Production: tve Runtime: 12:00 Languages: ES RAW-FOOTAGEDescription: José María Siles, corresponsal de tve en Alemania, horas después de la caída del muro de Berlín. 10.11.1989. Una empresa de supermercados del Oeste regala tabletas de chocolates a los alemanes del Este, al pie del Muro. Estamos en la Bernauerstrasse, donde tan… diario de un muro

10 this week
75 this month
2764 hits
play

we are correspondents, somos corresponsales

siles_a-news_brusselsNever heard about us? Don’t worry. We are the new kids on the blog. My name is José-María Siles: Spanish, journalist, foreign correspondent… I’m the director of [a] news, the correspondent agency. I have spent more than 20 years working for the National TV of Spain. TVE is now the past: thanks a lot, Torrespaña for all that you gave us… Being a TVE correspondent all over the world I had the best way of communicating. All my knowledge and my know-how is going to be essential for our challenges. I left TVE and I am back on the track, in Brussels: reborn, full of energy, working together with a new generation of journalists.

si el muro de berlín cayera esta noche

1. potsdamer platz

[blip.tv ?posts_id=1430879&dest=-1]

2. bernauer strasse

[blip.tv ?posts_id=1427539&dest=-1]

Me gusta decir que si el Muro de Berlín cayera esta noche, nosotros ya estaríamos allí. Yo era entonces la cara de Televisión Española en Alemania, en Bonn, pero habíamos desplegado un operativo en los dos berlines y por eso fuímos los primeros en llegar, incluso antes que los alemanes. He recuperado una de las ‘entradillas’ del 10 de noviembre de 1989, pocas horas después de que cayera el Muro. Con la ‘empanada’ de muchas horas sin dormir y la emoción de haber vivido la noche más hermosa de nuestras vidas, le pregunta al cámara (en alemán) si ve el muro (jo-sé-ma-ría, bitte!); luego insisto en si está viendo cómo pasa la gente (doing!); y por fin, si no está muy cerca la cámara (el gran angular me saca ‘monstruo’, con esas gafas ridículas, entonces de moda). En fin, en otro momento de la entradilla tenemos que volver a empezar porque estoy hablando en diagonal, mirando al micro. Cuando los corresponsales de televisión hacemos crónicas para el telediario, nuestro ‘speech’ no suele salirnos a la primera: hay que repetir (y repetir) y muchas veces grabamos auténticas burradas, que evidentemente nunca salen al aire. Es de libro, y forma parte del repertorio de anécdotas que cuentas en los másters de periodismo, el caso del colega que no consiguió mandar su crónica a tiempo en una cumbre europea, porque ni a tiros le salía la dichosa entradilla. Pero vamos a ver qué decíamos ayer: no hace falta señalar la emoción del momento: son las 10 y 12 minutos de la mañana y Berlín-Este se está quedando vacío: cientos de miles de alemanes del otros lado pisan por primer vez Berlín-Oeste en busca de su primer ‘picnic’ en libertad. (secuencia completa, aquí.)

don carmelo

pico_caida_del_muro_de_berlinAprendí a leer quitándole a mi padre el periódico del bolsillo de la chaqueta, cuando volvía de trabajar. Mi padre era maestro de escuela en un pueblo de la Alpujarra almeriense y corresponsal del periódico local, que todavía se llamaba “Yugo” (por lo del yugo y las flechas) a cambio de recibir gratis el periódico. Pero las crónicas de los partidos de fútbol la escribía siempre yo, un chaval de primaria: ‘De nuestro corresponsal Carmelo Martínez’. Entonces no podía imaginarme, ni por asomos, que iba a dedicarme a acabar siendo corresponsal de verdad. Pero ya me había calado muy hondo, aunque no lo entendiera muy bien, la frase que mi padre no se cansaba de repetir: “Ser el segundo es un fracaso, hay que ser el primero.”

Mi padre queria decir que el que quiere, puede. Don Carmelo, como lo llamaban con cariño y respeto en Dalías, no se inventaba nada: el patriarca de los Kennedy aleccionaba a sus hijos, John y Robert, con esa frase, y él me lo recordaba señalándome al flamante presidente, lleno de glamour, antes de que lo asesinaran.

Los alemanes pensaron que podían, y pudieron: ‘Die Mauer muss weg” (abajo el Muro), gritaron durante meses sin descanso por las calles de Leipzig, Rostock, Dresde, Berlín-Este… Cuando cayó el Muro de Berlín también se habló de ‘comienzo de una nueva era’.  Los asesores de Obama se nota que han leído “The Secret”. Podemos, dice Obama, 19 años después de la caída del Muro: y acaba de ganar las eleccions. Mi padre, los alemanes y el futuro presidente del país más poderoso de la tierra tienen razón.

El mundo es de los que quieren, de los que arriesgan, de los que se equivocan y aprenden de sus equivocaciones. De los que tienen ideas y se remangan las mangas de la camisa para aplicarlas. El futuro es de los que quieren siempre aprender más. De los valientes, de los osados. ¿Verdad mis queridos corresponsales?

obama

¿Le compraría usted un coche a este hombre? Es la retórica pregunta que planteaba “The Economist” en septiembre de 1998 a sus lectores. Pero entonces la portada la ocupaba un alemán, candidato a la cancillería. El socialdemóctrata Gerhard Schröder, para dolor de nuestros agudos colegas del semanario neoliberal británico, le arrebató el poder en esas elecciones al democristiano Helmut (Josef Michael) Kohl, que llevaba 16 años sentado en la poltrona. Ahora “The Economist”, hastiado de la falta de liderazgo mundial de George W. Bush, grita a los cuatro vientos que ya toca, que es hora de cambiar de aires.

Obama tiene todas las papeletas para ganar, si no se las roban como a Gore, hace ocho años. Es decir, que estamos a punto de asistir a un momento histórico, como tanto nos gusta decir a los periodistas. Así se lo escuché decir anoche a un ‘colegui’, en directo:

Por primera vez en la historia, un político negro y bien educado será el próximo inquilino de la Casa Blanca.

Yo me voy a alegrar: no porque sea negro y educado, sino por todo lo que Obama representa. En primer lugar, se haría justicia con los demócratas, que ganaron por más de 200.000 votos en el año 2000 y que habrían estado gobernando estas dos décadas si Al Gore, tan blando él, hubiera seguido contando ‘butterfly ballots’ en Florida. No me gusta hacer política-ficción, pero me imagino mal una ‘foto de las Azores’ con Gore y Aznar. Obama ha aparecido por Florida, donde los jubilados blancos lo quieren un poco menos, con los Clinton: es todo un signo de que las cosas deben ir pero que muy bien para el senador de Illinois.

Estados Unidos vive uno de los momentos más bajos de su historia después los dos mandatos del hijo de Bush, bajo la sombra de los amigos (y de los negocios) del padre de Bush. MacCain es un buen chaval (?), pero ‘América’ necesita curarse las heridas de la ‘saga tejana’ de estos GB: dos guerras estúpidas, que han dejado vacía la caja, y pérdida de liderazgo y de influencia en el mundo. Los norteamericanos quieren alguien que les gobierne y les saque de la crisis después de los últimos cuatro años regidos por un ‘pato cojo’ (no es un insulto, que decir eso es políticamente correcto allí). Porque desde que fue reelegido, Bush ha sido un cadáver político.

Dicen las encuestan y las ‘exit polls’, que la mayoría de los norteamericanos que han votado parece que prefieren a Obama. ¿Por Obama o contra MacCain? Porque Obama, es verdad, no acababa de cuajar. A pesar del tipazo, del ‘glamour’ todos hemos visto de qué pie cojeba Obama. Tranquilos. ¡No hay nada como el poder para dar carisma! Ya verán cuando se le temple más la voz y sea ‘Mr. Presidente of the United States’. Esperando ese momento, parece que la participación será mucho más importante de lo normal, y eso favorecería a los demócratas. Aunque está por ver si los jóvenes acuden masivamente a las urnas, lo que daría una mayoría aplastante a Barack Obama.

MacCain y Obama se han hecho su autorretrato: el primero se ve como un ‘experienced warrior’, el segundo como un ‘cerebral advocate of pacient diplomatie’. No está mal. A ver lo que hacen luego. Yo no soy ‘Le Monde’ ni el ‘NYT’, pero también me puedo permitir en estos tiempos de democracia electrónica, hacer mi apuesta, ‘my choice’ en favor de uno o de otro. Me gustaría hacerlo como ‘The Economist’: con ironía, aunque sin retórica. Pero antes tengo que repasarme, con ustedes si quieren, lo que nos ofrece uno y otro.

Empiezo por la economía, que parece lo más prioritario ahora. Estados Unidos (y todos nosotros detrás) sufre las consecuencias de varias décadas de políticas económicas demasiado centradas en la reducción de impuestos, en el ‘hands off’ de la Administración de los destinos del sistema financiero, en la desregularización. Todos esos males ni son diagnosticados por el candidato republicano ni le vemos con intención de atajar sus consecuencias: MacCain lo único que ofrece, como remedio al derrumbe económico, es seguir reduciendo impuestos. Desde luego, como siga bajando el crecimiento, habrá desde luego muchos menos impuestos que recaudar. Obama lo ve de otra forma, tal vez más keynesiano incluso a la hora de planetar el gasto público. El líder demócrata quiere reformar el sistema de impuestos para hacerlo más justo y que paguen más (de lo que pagaban con Bush) lo que más tienen. Las clases medias serían las grandes beneficiadas.

¿Que harían uno y otro con Iraq y Afganistán? El único que habla de un plan para irse de Iraq, aunque no sea inmeditamente, nada más ganar las elecciones como hizo Zapatero, es Obama. Pero ninguno de los dos cerraría el capítulo afgano sin terminar antes con el problema talibán: o sea, que tenemos Afganistán para rato: eso a los españoles nos afecta por nuestros compromisos en la OTAN. ¿Qué harán en Irán: niunguno acepta que Teherán siga con su programa nuclear, pero no está claro qué proponen. O sea, que ahí: a esperarse cualquier cosa. Para terminar, ahora viene lo bueno y vamos a hacer un esfuerzo para creérnoslo: tanto Obama como MacCain dicen que van a cerrar Guantánamo. A ver qué se inventan luego.

Estados Unidos, tradicionalmente una sociedad abierta y tolerante, aunque violenta desde los tiempos del ‘far west’, está en crisis. Tras los ataques terroristas del 11/9 (qué curioso juego de espejos con otra fecha histórica que se acerca: el 9/11), el balance de su enroque autista no es positivo ni para los neocons:(con=idiota, en francés: pura coincidencia, querido Watson). Los norteamericanos tienen que encontrar una referencia para superar su crisis de identidad y de liderazgo. En Europa los queremos y los necesitamos. Aunque nos separen tantas cosas, nos interesa estar con ellos: juntos, que no revueltos.

Dicho todo lo cual, y llegados hasta aquí: ¿me escucha alguien? Pues para que nuestros amigos norteamericanos recuperen sus señas de identidad, y no corramos más zozobras innecesarios por la arrogancia y el unilateralismo: hay que desear que gane Obama.