Archivos por Etiqueta: optimismo

vuelta a cioran

cioran1

En la puerta de su casa, al fondo el Teatro del Odeon, en París.

Era hijo de un pope ortodoxo rumano, y acabó haciéndose ateo. Sus entrevistas con la prensa fueron raras, de coleccionista. Recibía a muy poca gente: ‘pa qué,’ pensaba. Pero cuando te abría la puerta de su buhardilla, cerca del Odeon parisino, te sentías como si estuvieras en tu casa y lo conocieras de toda la vida.

Recuerdo una nochevieja allí con él y Simone Boué, ‘son adorable compagne’: enamorados todavía como dos adolescentes. No se me olvida que, esa madrugada, Cioran fue el más moderado de todo aquel pequeño grupo de amigos que le acompañaba en el paso del año.

A Cioran se le consideraba un excéntrico: desesperado y pesimista. Lo cierto es que era pura vitalidad, optimismo y ganas de vivir aunque se regodeara leyendo biografías de genteimportante para ver ‘la capacidad de autodestrucción que tenemos los humanos.’ Estos días de cataclismo universal me habría dicho:

Qué aburrimiento, escuchar una y otra vez la catástrofe que se repite.

Me lo presentó en París, entusiasmada, una chica encantadora que entonces era mi ‘compañera sentimental’, como se decía. Los caminos de la poetisa y el periodista se separaron cuando me fui a Madrid, en 1983, para acabar como corresponsal de TVE primero en la ‘aldea federal’ y después por esos mundos de dios. Fue entonces cuando cometí el mayor error de toda mi vida profesional, del que siempre me he arrepentido: publicar en ‘El País Semanal’ una de los escasas entrevistas concedidas a la prensa por Cioran bajo un estúpido pseudónimo. Tal vez pretendía hacer ‘borrón y cuenta nueva’ en mi vida personal.

cioran-1

En su buhardilla, en la rue del Odeon.

Cioran diseñó algunas de las frases más demoledoras que se hayan escrito jamás contra la humanidad;porque lo suyo era puro diseño filosófico: ética y estética. Pero Cioran era en la realidad un viejete encantador, rebosante de alegría y ganas de vivir, al que se le iluminaban sus pícaros ojillos cuando le hablabas de España, que había recorrido con su bicicleta después de la guerra.

A Cioran lo preocupaba increíblemente el día a día, el ‘ennuie’ de la cotidianeidad. Cartesiano en sus aforismos, de los españoles admiraba nuestra capacidad para lo imposible y ese ‘viva la virgen’ que, según él, llevamos dentro. Viniendo esta mañana a la oficina en bicicleta pensaba yo en él…

Hoy habría sido un alivio tomarse el primer café con mi amigo Cioran.

Anuncios

mon ami cioran

Era hijo de un pope ortodoxo rumano, y acabó haciéndose ateo. Recibía a muy poca gente: para qué, pensaba, pero cuando te abría la puerta de su buhardilla, cerca del Odeon, te sentías como si estuvieras en tu casa y lo conocieras de toda la vida.

Recuerdo una nochevieja allí con él y Simone, ‘son adorable compagne’: enamorados todavía como dos adolescentes. No se me olvida que, esa madrugada, Cioran fue el más moderable de todo el pequeño grupo de amigos que le acompañaba.

A Cioran se le consideraba un excéntrico: desesperado y pesimista. Pero lo cierto es que pura vitalidad, puro optimismo y ganas de vivir, aunque se regodeara leyendo biografías de gente importante para ver la capacidad de autodestrucción que tenemos los humanos. Estos días de cataclismo universal me habría dicho:

Qué aburrimiento, escuchar una y otra vez la catástrofe que se repite.

Me lo presentó una Lola entusismada, con quien yo compartía piso en París. Lola escribía poesía, quiso entrevistar a Cioran y se convirtió por un tiempo en confidente. Los caminos de Lola y los míos se separaron cuando yo me fui a Madrid 1983 para acabar como corresponsal de TVE por esos mundos. Fue entonces cuando cometí el mayor error de toda mi vida profesional: publicar en ‘El País Semanal’ una de los escasas entrevistas concedidas a la prensa por Cioran bajo un estúpido pseudónimo. Tal vez pretendía yo así hacer ‘borrón y cuenta nueva’ en mi vida personal.

Cioran fabricó las frases más demoledoras que se hayan escrito jamás contra la humanidad, pero era un viejete encantador, rebosante de alegría y ganas de vivir, al que se le iluminaban sus pícaros ojillos cuando le hablabas de España, que había recorrido con su bicicleta después de la guerra. Cartesiano en sus aforismos, de los españoles admiraba nuestra capacidad para lo imposible y ese ‘viva la virgen’ que llevamos dentro. Viniendo esta mañana a la oficina pensaba yo en él…

Hoy habría sido un alivio tomarse el primer café del día con mi amigo Cioran.

vale, presidente

ZP estaba optimista en bruselas, y nos dijo por qué:

Es verdad José-María que los mercados están yendo mal, pero mi consejo es que mires el euribor: ahí puedes ver que el sistema bancario ha empezado a recomponerse.

A mí me interesa creerme lo que dice nuestro presidente, pero de ahí a que tenga razón… Iremos viendo. Lo que le aconsejan a Zapatero sus asesores es que venda gasto público, como hizo FDR en la gran depresión: hay que gastar, y el Estado va a dar ejemplo en España:

No son tiempos para reducir el gasto, de verdad: tenemos que empujar hasta que venga la economía de la innovación.

Por eso el Gobierno de Rodríguez Zapatero alerta de que nadie debe esperar una reducción de los gastos sociales. Promete  ZP que habrá también más dinero para I+D+i, para infraestructuras y para educación. Todo un programa en el que el Gobierno socialista arriesga. A todo ésto, todavía no sabemos si España será aceptada en la refundación del sistema financiero internacional.

Después de que Gordon Brown nos pasara la zanahoria por delante de las narices, si el presidente Bush (que de amigo, nada)  pasa de España para la cumbre financiera del 15 de noviembre, vemos al personal con la moral por donde anda la Bolsa: por los suelos. Claro que siempre puede venir el presidente Sarkozy, como dice, a cedernos el puesto Francia en la refundación del sistema capitalista. Lo cual tendría categoría de histórico y hasta de sublime: España representando a Francia en Washington mientras Francia, eso sí, representa a la Unión Europea. No hay nada como echarle imaginación a los problemas.