Tag Archives: alemania

la bufanda roja

DF-ST-91-03542

Walter Momper, el alcalde de la bufanda roja, en Berlín al día siguiente de que cayera el Muro.

Nunca nadie había desafinado tanto como Helmut Kohl cantando el himno alemán aquella tarde/noche en Berlín, 24 horas después de que cayera el Muro. Los gorgoritos de Kohl se mezclaban con los pitos de los berlineses. Minuto 1:04 de este vídeo. el canciller germano-occidental no era popular en la ciudad dividida. Y menos ese día, enque parecía que estaba allí para hacerse la foto, para apuntarse el tanto. Especialmente sensibles con lo que estaba pasando, y sensibles con las declaraciones de los políticos occidentales, que no querían reclamar el fin de la división entre el Este y el Oeste, el pueblo de Berlín abucheó sin complejos a su canciller en vez de cantar el himno alemán. Continue reading

una isla en el mar rojo

manosmuro

Darse la mano da fuerza: hacer una cadena humana es un recurso del débil que se siente fuerte, o del fuerte que no quiere parecer débil. Yo he formado parte de muchas cadenas, de día y de noche: con velas y con antorchas. En Berlín he rodado decenas de manifestaciones en protesta por el muro, rodeando los 192 kilómetros de la doble barrera de cemento armado que convertía Berlín Occidental en una ‘isla en el mar rojo’. A unos pasos de aquí, en el Checkpoint-Charly, abriendo los brazos para recibir a los que salían, vivíamos horas antes la euforia; el 10 por la mañana, era el momento de la emoción.

El grupo de occidentales que vemos encima del Muro, muestra su fuerza moral frente a los ‘vopos’ del otro lado, que todavía quieren mantener el orden: donde hay Muro, como aquí, bajo la Puerta de Brandemburgo, “no se puede pasar”. Lo manda la autoridad, que ya se sabe débil, pero que no lo puede reconocer. Es una de las imágenes que se nos han quedado en la retina y en el corazón de esos días en Berlín: los más hermosos de nuestra vida.

‘No news, good news’, es verdad. ‘Good news, no news”, también lo es. Pero aquella noche mágica del 9 de noviembre, viernes, la noticia jamás soñada era la que abría los telediarios. Había que estar allí, haciendo la foto o estrechándose la mano, dándose fuerza. Porque lo que vino después no fue tan fácil.

Han pasado 19 años y el foso Este-Oeste no se termina de cerrar. Pero los europeos hemos conseguido que nuestros hermanos del otro lado, abandonados a su suerte en toda Europa Central después de la victoria contra el nazismo, vuelvan a vivir juntos con nosotros, en la misma casa. Eso es lo importante: lo demás, no deja de ser Historia

si el muro de berlín cayera esta noche

1. potsdamer platz

[blip.tv ?posts_id=1430879&dest=-1]

2. bernauer strasse

[blip.tv ?posts_id=1427539&dest=-1]

Me gusta decir que si el Muro de Berlín cayera esta noche, nosotros ya estaríamos allí. Yo era entonces la cara de Televisión Española en Alemania, en Bonn, pero habíamos desplegado un operativo en los dos berlines y por eso fuímos los primeros en llegar, incluso antes que los alemanes. He recuperado una de las ‘entradillas’ del 10 de noviembre de 1989, pocas horas después de que cayera el Muro. Con la ‘empanada’ de muchas horas sin dormir y la emoción de haber vivido la noche más hermosa de nuestras vidas, le pregunta al cámara (en alemán) si ve el muro (jo-sé-ma-ría, bitte!); luego insisto en si está viendo cómo pasa la gente (doing!); y por fin, si no está muy cerca la cámara (el gran angular me saca ‘monstruo’, con esas gafas ridículas, entonces de moda). En fin, en otro momento de la entradilla tenemos que volver a empezar porque estoy hablando en diagonal, mirando al micro. Cuando los corresponsales de televisión hacemos crónicas para el telediario, nuestro ‘speech’ no suele salirnos a la primera: hay que repetir (y repetir) y muchas veces grabamos auténticas burradas, que evidentemente nunca salen al aire. Es de libro, y forma parte del repertorio de anécdotas que cuentas en los másters de periodismo, el caso del colega que no consiguió mandar su crónica a tiempo en una cumbre europea, porque ni a tiros le salía la dichosa entradilla. Pero vamos a ver qué decíamos ayer: no hace falta señalar la emoción del momento: son las 10 y 12 minutos de la mañana y Berlín-Este se está quedando vacío: cientos de miles de alemanes del otros lado pisan por primer vez Berlín-Oeste en busca de su primer ‘picnic’ en libertad. (secuencia completa, aquí.)

don carmelo

jextxberlinermauer2-neu

Aprendí a leer quitándole a mi padre el periódico del bolsillo de la chaqueta, cuando volvía de trabajar. Mi padre era maestro de escuela en un pueblo de la Alpujarra almeriense y corresponsal del periódico local, a cambio de recibir gratis “Yugo” (entonces se llamaba así, por lo del ‘yugo y las flechas’). Pero las crónicas de los partidos de fútbol las escribía siempre yo, un chaval de primaria: ‘De nuestro corresponsal Carmelo Martínez’, me decían que pusiera. Entonces no podía imaginarme, ni por asomos, que iba a dedicarme a ésto, a contar historias, a contar la vida. Pero ya había calado muy hondo en mí, aunque no lo entendiera, la frase que mi padre no se cansaba de repetir: “Ser el segundo es un fracaso, hay que ser el primero.”

Mi padre queria decir que el que quiere, puede. Don Carmelo, como lo llamaban con cariño y respeto en Dalías, no se inventaba nada. Te contaba que el patriarca de los Kennedy aleccionaba a sus hijos, John y Robert, con esa frase; y mi padre me lo recordaba señalándome orgulloso al flamante JFK, lleno de ‘glamour’ antes de que lo asesinaran.

Los alemanes pensaron que podían, y pudieron: ‘Die Mauer muss weg” (abajo el Muro), gritaron durante los meses de aquel verano de 1989, sin descanso, todos los jueves al salir del trabajo por las calles de Leipzig, Rostock, Dresde, Berlín-Este… Hablo del Muro no porque sí, ni porque yo me apuntara tal vez el mayor tanto profesional de mi carrera estando allí. Jugándome la corresponsalía: porque TVE estaba en Bonn y a no nos daban permiso para desplazarnos a Berlín y contar lo que estaba pasando. Hablo del Muro (y de Obama) porque esta entrada está dedica a don Carmelo y de la fuerza que da creer en algo.

Cuando cayó el Muro de Berlín, todo el mundo habló del ‘comienzo de una nueva era’.  Era verdad, y también es verdad ahora, con la victoria de Obama. Se nota que sus asesores conocen el secreto. ‘Sí, podemos’, decía Obama 19 años después de la caída del Muro: y acabó ganando las elecciones. Mi padre, los alemanes y Obama tienen razón.

[a] news is taking off

   

hace 19 años, la noche 9 de noviembre de 1989, cayó el muro de berlín y nosotros fuimos los primeros en llegar: hoy [a] news estaría en directo con caras conocidas del periodismo audiovisual, contando el otro lado de la noticia:

hacer (buena) información significa estar allí, entender lo que pasa y ser diligentes en contarlo.

en [a] news damos las claves para entender europa, con rapidez, rigor y credibilidad. siempre en primera línea de la información. 

el 9 de noviembre lanzamos [a] news porque la caída del Muro de Berlín simboliza lo que nosotros emprendedos. La caída de Muro de Berlín rompió esquemas: una buena noticia, la mejor en medio siglo de historia europea, era noticia. en [a] news buscamos nuevas fronteras, la noticia en positivo.

: el desafío, la búsqueda de nuevas fronteras, la noticia en positivo.

los primeros en contarlo

llevo 48 horas sin dormir, y todavía nos queda un fin de semana lleno de entrevistas, de reencuentros familiares en dos berlines que se están conviertiendo en uno. son las 8 y media de la mañana del día 10 de noviembre de 1989: anoche cayó el muro de berlín y nosotros estábamos allí.

hoy, 19 años después, sigo teniendo las mismas ganas de buscar la noticia y de ser el primero en contarla. ahora dirijo una agencia de corresponsales, y calentamos motores para el despegue: queremos que nos conozcan no solo por ser los primeros, sino por nuestra exigencia profesional.

esa noche, en los dos berlines, viví los momentos más intensos y más hermosos de toda mi carrera: pero tuve la amargura profesional de que nos fallaran los satélites.

esa noche, y la siguiente y muchas más… nuestra señal no encontraba slot para salir de Berlín: hoy pueden caer todos los muros que quieran: con las nuevas tecnologías es difícil que volvamos a fallar a nuestra cita con las próximas noticias.

if tonight the berlin wall was to fall

19 years ago we were the first to tell the world the great news: I was there when the berlin wall fell and today we would be already there, live. 

 

[a] news is a platform of foreing correspondents and television reporters that offers coverage from brussels and all over europe, offers daily stories live to your television news: a breaking news coverage that is straightforward and clear, close to you: because you get more for less: because you want to add depth to your coverage, because we offer the keys to understanding europe, telling you the things like they are, because we are independent and pioneers, in the fight for [a] news frontier. 

we are prepared to operate every day of the year to offer live coverage of breaking news and daily events in europe, we can respond in less than 60 minutes in brussels and whitin the day when breaking news happens, anywhere in europe.

it’s true: we want to be there first and we want to be the number one for you.

if tonight the berlin wall was to fall, [anews would be already there, live.