archivo | filosofía Feed RSS para esta sección

mcluhan no tiene razón

esto es un diario 

controltv

Quiero decir, que ésto es un periódico. En la Autónoma de Bellaterra (Barcelona), donde estudié yo periodismo, aprendimos que el medio es el mensaje. Lo decia el filósofo candiense Herbert Marshall McLuhan (1911-1980), uno de uno de los grandes visionarios de la sociedad de la información.

Ahora lo entiendo. Desde que ha salido [a] news (un poco limitadilla, de momento)  me veo obligado de volver a la redacción, como un currito más y con el traje de bombero-periodista. Pierde cuidado, no me voy a enrollar con la deflación que se nos viene encima. elalmeria1Porque escuchando al comisario Almunia me doy cuenta de que debe ser todavía más peligrosa que otros cocos con los que nos asustaban antes de la crisis.

Como no quiero hablar de nada sesudo, que se me pone mal el cuerpo por la mañana, me he buscado una foto del Almería y ¡hala!: carretera y manta. Viva er Almería manque pierda, que es el equipo de mi pueblo y, además, la revelación en la liga española de este año.

Cuando Alfredo Urdaci, director de Informativos en TVE con el PP, me envió a Bruselas desde Nueva York para apagar no-sé-qué fuego, nunca podía imaginarme yo que acabaría en este fregao de la agencia de corresponsales: tan bonita, tan tierna, tan yogurcín… pero tan difícil de entender, por lo visto.

Mira que le hemos dado vueltas para contarlo: del derecho y del revés, por aquí y por allá. Que si las 5W, como todavía cuentan en la facultad de periodismo; que si los blogs, que si el boca a boca: nada, que no lo entiende la gente. Bueno, la gente, sí. Quienes no lo entienden son nuestros compañeros de profesión.

“Oye, que me ha llegado tu comunicado de prensa”, me decía ayer al teléfono un corresponsal en Bruselas a quien le acababa de enviar un correo con el nacimiento de la criatura. Qué comunicado de prensa ni qué narices: lo que yo decía en mi mensaje es que www.anews.eu está ya online. Punto pelota.

Termino ya, contento: he conseguido que el medio no me impida ver el bosque. McLuhan no siempre tiene razón.

Anuncios

envía ya tu vídeo

tú también puedes un ser corresponsal

Os hacemos un hueco, todo lo grande que sea necesario: un sitio para tus vídeos, con los corresponsales: siempre en busca de nuevos horizontes: somos [a] news, tu nueva frontera.

anews1

Buscamos tu estímulo y te ofrecemos nuestra experiencia. Somos un equipo de corresponsales donde la veteranía se combina con la juventud. Estamos aquí, al lado tuyo; y siempre donde ocurra la noticia. Como estábamos en Berlín, al pie del Muro, esperando ser los primeros para poderlo contar.

[a] news quiere es un sitio de referencia para corresponsales, y para quienes aspiren a serlo. Desde nuestra plataforma abierta, podemos llegar más lejos y a más gente. Internet nos acerca a ti. Acabamos de nacer y no queremos estar solos: queremos ir juntos: contigo, con vosotros. All together now! Todos juntos con [a] news.

Puedes enviar tus vídeos ya, nos importa en qué idioma: nuestro sitio va a llegar a todos los rincones del mundo donde haya un ordenador. Rellena un cuestionario en línea, aquí. Basta con que tengas alojado tu vídeo en algún servidor de internet, como youtube; o -mejor todavía- en blip.tv, si quieres más calidad. También nos lo puedes mandar en DVD o cualquier formato digital. Si tu vídeo nos gusta, te hacemos corresponsal. Es la democratización del periodismo: tú puedes ser corresponsal, tu videoblog nos interesa:  tú y tu cámara sois importantes para [a] news.

Somos periodistas, somos independientes… somos corresponsales.

mon ami cioran

Era hijo de un pope ortodoxo rumano, y acabó haciéndose ateo. Recibía a muy poca gente: para qué, pensaba, pero cuando te abría la puerta de su buhardilla, cerca del Odeon, te sentías como si estuvieras en tu casa y lo conocieras de toda la vida.

Recuerdo una nochevieja allí con él y Simone, ‘son adorable compagne’: enamorados todavía como dos adolescentes. No se me olvida que, esa madrugada, Cioran fue el más moderable de todo el pequeño grupo de amigos que le acompañaba.

A Cioran se le consideraba un excéntrico: desesperado y pesimista. Pero lo cierto es que pura vitalidad, puro optimismo y ganas de vivir, aunque se regodeara leyendo biografías de gente importante para ver la capacidad de autodestrucción que tenemos los humanos. Estos días de cataclismo universal me habría dicho:

Qué aburrimiento, escuchar una y otra vez la catástrofe que se repite.

Me lo presentó una Lola entusismada, con quien yo compartía piso en París. Lola escribía poesía, quiso entrevistar a Cioran y se convirtió por un tiempo en confidente. Los caminos de Lola y los míos se separaron cuando yo me fui a Madrid 1983 para acabar como corresponsal de TVE por esos mundos. Fue entonces cuando cometí el mayor error de toda mi vida profesional: publicar en ‘El País Semanal’ una de los escasas entrevistas concedidas a la prensa por Cioran bajo un estúpido pseudónimo. Tal vez pretendía yo así hacer ‘borrón y cuenta nueva’ en mi vida personal.

Cioran fabricó las frases más demoledoras que se hayan escrito jamás contra la humanidad, pero era un viejete encantador, rebosante de alegría y ganas de vivir, al que se le iluminaban sus pícaros ojillos cuando le hablabas de España, que había recorrido con su bicicleta después de la guerra. Cartesiano en sus aforismos, de los españoles admiraba nuestra capacidad para lo imposible y ese ‘viva la virgen’ que llevamos dentro. Viniendo esta mañana a la oficina pensaba yo en él…

Hoy habría sido un alivio tomarse el primer café del día con mi amigo Cioran.