los martillos y Rostropovich

rostropovich

Llegó, sacó su cello y se puso a tocar. El maestro llegó sin avisar, respondiendo a un instinto vital más que profesional, pero no había olvidado su instrumento, su cello, su vida. Ese 11 de noviembre de 1989,  dos días después de que la presión popular de los alemanes del Este derribara el muro de Berlín, Rostropovich quiso unirse a la alegría popular y dio un concierto improvisado, junto al Checkpoint Charlie. Después del homenaje del violoncelista a la libertad, el ruido de los martillos se reanudó, golpeando frenéticamente el Muro. Mstislav Rostropovich nunca había sido tan feliz.

Un día antes de que se cumplieran 20 años de la caída del Muro de Berlín, estuvimos hablando de la caída del Muro y de sus consecuencias en el programa ’Futuro abierto’ de Radio Nacional de España, RNE, con mis compañeros Tato Puerto y Esther García, además de Enrique Baron, Mikel Buesa y Thomas Neissinger.

 

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: