ángel de la libertad

neda1Neda Agha-Soltan,16 años, asistía el sábado con su padre, en las calles de Teherán, a las (pacíficas) protestas de centenares de iraníes reclamando que les devolvieran su voto. Neda moría minutos después de ser alcanzada por la bala certera y criminal de un francotirador ‘guardián de la revolución’ iraní. ¡Maldita y asesina revolución!

Los iraníes han sufrido muchos años de dictaduras, pero se acuerdan aún de cómo los ayatolás sustituyeron una teocracia por otra a mediados de los ochenta. El Sha de Persia, de triste memoria, acabó en el exilio por responder con una represión salvaje a las protestas de sus súbditos en la cale. Como ahora.

sangreCuando Jomeini, en su exilio de París, donde yo lo conocí siendo un imberbe reportero a quien los ayatolás concedían una de sus primeras entrevistas importantes, nadie se hacía grandes ilusiones. Aquel ser hierático e inexpresivo, vete a saber por qué, motivó a las masas y un avión de Air France pudo devolverlo a casa como líder máximo. Una fuente de sangre recuerda todavía en Teherán lo que les espera a quienes no siga los dictados del fundamentalismo. Pero el régimen iraní es una dictadura hoy en peligro. Antes de que otros sustituyan a los de ahora, con promesas de libertad, me temo que va a correr todavía mucha sangre en esta ‘fuente de la revolución’.

Neda ‘no ha muerto en vano’, dicen los mensajes de Twitter que llegan desde Teherán mientras el líder supremo Jameini anuncia más “sangre, violencia y caos.” Como reportero, me gustaría estar hoy en Irán, aunque no pudiera informar en libertad y mi integridad física estuviera en peligro. Me gustaría contar el cambio al grito de ‘dictadores asesinados’ que unos cuantos miles de valientes iraníes, jugándose la vida en las protestas por el pucherazo, están reclamando en las calles de Teherán.

Última hora. El régimen de los ayatolás reconoce que se han contabilizados varios cientos de miles de votos por encima del número de electores. Se habla de hasta tres millones de votos mal contabilizados en las presidenciales, pero no creo que se repitan las elecciones. La muerte de Neda puede dejar a muchas otras muchachas de la clase educada en sus casas, pero algo importante está pasando en Irán. ¿Es el comienzo de otro cambio, de otra revolución? Esta vez no será en nombre de Dios y la gerontocracia ultramontana no va a permitir que les echen de sus poltronas.

Anuncios

No hay comentarios todavía... ¡Sé el primero en dejar uno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: