archivo | 03/04/2009

juicio en burgos

gc1EL AÑO PASADO viví una corta luna de miel con la guardia civil española y escribí, entusiasmado, una entrada de mi blog sobre ‘tricronios en Bruselas’. Nuestro amor, en este caso, no ha durado tres años. No ha podido ser: hay una gran diferencia entre tratar con capitanes guardias civiles a vérselas con agentes como el cabo Rodrigo, cuyo cumplimiento (mal digerido) del reglamento, sin pasarlo por la materia gris, me ha costado injustamente varios centenares de euros y muchas molestias.

No, no se trata de multas de tráfico, que beso ese dinero cuando me toca pagar pensando en los muertos que nos estamos ahorrando con tantos accidentes de tráfico menos. Estamos hablando (pienso) de abuso de autoridad y de negligencia profesional, o por lo menos de falta de professionalidad. ¿Les cuento?  Sigue leyendo

Anuncios