archivo | 23/03/2009

domingo por la tarde en el mar de mármara

Estoy rodeado de agua por todas partes, a caballo entre Europa y Asia, en un decorado que me recuerda tremendamente a Manhattan, con el Hudson y el East River (allí) y el Bósforo y el Golden Horn (aquí). En Estambul se dan la mano Oriente y Occidente, sin que apenas nos demos cuenta… Pero la imagen (y ahora el vídeo) siguen siendo un tabú. Sigue leyendo

pescaíto frito y un helado turco

turkishicecream5Es una foto ‘robada’: eran tres chicas comiendo helado, pero dos se salieron de cuadro sin darme opción… la tercera es mi coartada: depués del pescaíto frito, un helado turco. Sabe raro al principio con ese sabor tan super-acaramelado, pero le coges el gustillo enseguida.

Me han liberado de tener que dar las conclusiones del foro mundial del agua: durante una semana hemos ido contando el desacuerdo de los políticos y los bellos discursos de todos, sin más allá: el ‘fiasco de Estambul’. Estados Unidos, Brasil y México, entre otros, han vetado que el agua sea declarada ‘derecho humano’, como reconocen casi doscientos países que han ratificado la carta de derechos económicos, sociales y culturales de la ONU. [más]

the boxer: a love story

Medhid era boxeador cuando conoció a Marian, ahora su sweety pie. Los he conocido en la sala de espera de una modesta terminal marítima, con muchos siglos de historia, en la hermosa isla de Büyükada. Cuando los ví, acaramelados, creí que eran egipcios de otra época, salidos de la ópera de Verdi. ¿Estaban rodando una película por aquellos remotos parajes? No: resultaron ser eran personajes de carne y hueso, humanos hasta la médula; tímida ella, parlanchín él… tiernos, cariñosos. Mehdid se está reinventando por el amor de una mujer, que lo ha dejado ko por primera vez en su vida. Ahora tiene que cuidar su cuerpo y sus dientes para no perder a Marian. La fuerza de la historia está en el personaje, en la cercanía. Midhid habla y te parece salido de otro planeta, pero no te cansas de escucharlo. [más]